Nuestro Blog

Trucos para quitar el mal olor a tuberías

De vez en cuando, sobre todo si hace tiempo que no realizas tareas de mantenimiento en tu vivienda, es posible que sientas algún olor desagradable que te llame la atención, y que a fin de cuentas, no es más que la consecuencia de un problema anterior.

Lo cierto es que las tuberías tienden a acumular residuos, y si no las revisamos a tiempo, es posible que nos encontremos con que se producen atascos. Estos atascos no tardarán demasiado en comenzar a generar olores sin dudas desagradables en tu vivienda, normalmente en las inmediaciones del baño o la cocina que es donde suelen producirse los atrancos.

Si lamentablemente ya estás viviendo esta problemática, queremos enseñarte a continuación cómo eliminar el mal olor de las tuberías, con una serie de consejos que estamos seguros de que te serán de enorme ayuda en este tipo de situaciones particulares.

La primera recomendación es que retires el tapón del sifón y lo desinfectes a fondo al menos una vez al mes, ya que eso contribuirá sin dudas a eliminar buena parte de los olores desagradables. Al mismo tiempo te recomendamos que si el olor persiste, llames a un profesional para que pueda brindarte una mano con la solución del problema.

Si de todos modos, y bajo tu responsabilidad, quieres probar suerte, tienes que intentarlo vertiendo un poco de levadura disuelta en agua en las tuberías, preferentemente por la noche, dejando que repose hasta la mañana siguiente cuando abras los grifos. Al mismo tiempo, la sosa mezclada con agua y demás productos químicos podrían serte de utilidad.

Igualmente, siempre la solución definitiva tiene que ver con realizar revisiones lo más periódicas posibles de este tipo de problemas, en todas las instalaciones de tu vivienda. Se trata de un gasto que en poco tiempo puede transformarse en una inversión.

Luego, sabemos que ante la aparición de malos olores la mayoría de los usuarios consideran que el problema se encuentra directamente relacionado con el retrete, pero a veces es en realidad el fregadero el que ha acumulado comida u otros residuos que provocan las mismas molestias. Sobre todo si sabes que has lanzado restos de alimentos a través de estas tuberías, es posible que un atasco de ellos sea el causante de esos malos olores.

Nuestra recopmendación es que, por ejemplo cuando vas a lavar los platos, los limpies por completo, arrojando todos los residuos de tipo orgánicos a bolsas de basura, para de esta forma no mezclarlos con el agua que se va por las tuberías. Puede resultar algo molesto al comienzo, pero verás que en poco tiempo te acostumbras, y eso te permitirá evitarte problemas mucho más graves como el tener que llamar a un profesional fontanero de urgencia.

Trucos de fontanería caseros

En esta ocasión vamos a ver algunos trucos caseros de fontanería que pueden ayudarte a la hora de solucionar algunas averías de fontanería frecuentes en la mayor parte de los hogares.

Ruidos en las tuberías

Hay veces que se oyen ruidos en las tuberías, especialmente en las segundas viviendas que suelen estar cerradas durante una gran parte del tiempo y en las que se ha cortado el agua. El problema es que las tuberías se llenan de aire y se forman en ellas burbujas. Para eliminarlas lo primero que hay que hacer es abrir los grifos y dejar correr el agua durante un par de minutos.

Purgar los radiadores

De igual manera que sucede con las tuberías, un radiador acumula también aire a lo largo de los meses en los que no se utilizan, provocando que no se calienten en la parte superior sobre todo y que desprendan ruidos extraños. Por ello hay que purgarlos y se debe de hacer con la caldera encendida y abriendo, con la ayuda de un destornillador, el tornillo de evacuación para que salga todo el aire hasta que comience a salir agua. A la hora de abrir, hay que tener cuidado ya que si se hace muy rápido, puede llegar a salir mucho agua provocando una alteración en la presión de tu caldera, por lo que habría que rellenarla con agua.

Desatranco de tuberías

Los atascos es uno de los inconvenientes más habituales que se pueden encontrar en una vivienda, pero por suerte, hay pequeños trucos para solucionarlos. Uno de ellos es echar desatascador líquido en el desagüe, seguido de un buen chorro de vinagre. A continuación se tapa durante unos minutos y se finaliza echando agua hirviendo para que se lleve toda la suciedad.

Olores desagradables en las tuberías

En este caso se debe mezclar agua caliente con un chorro de vinagre y cien gramos de bicarbonato. Esta mezcla se echa por el desagüe del que provenga el mal olor y se deja actuar durante media hora. Para terminar se echar agua hirviendo para que la cañería quede bien limpia.

Eliminar la cal

Cuando el agua es muy dura y tiene mucha cal, es muy habitual que ésta se incruste tanto en la ducha como en la lavadora principalmente. En el primer caso se puede limpiar la alcachofa con agua muy caliente y vinagre a partes iguales. Para eliminar la incrustada en una lavadora, se debe poner un programa largo a máxima temperatura con ella vacía y en lugar de usar detergente se echará vinagre. Dependiendo de la dureza del agua se debe repetir este proceso más o menos veces cada año.

Limpiar el cuarto de baño de manera rápida y eficaz

Aunque pueda parecerte increíble, limpiar el cuarto de baño puede llevarte apenas diez minutos si sabes los pasos que tienes que seguir. La precaución primordial es eliminar todos los gérmenes, pero si se hace cada día, no habrá que preocuparse porque esto suceda. Pero si el trabajo diario no te permite hacerlo, no debes preocuparte, ya que te vamos a enseñar como hacerlo de una manera eficaz y rápida.

Cómo limpiar el inodoro rápidamente

Hay dos maneras de limpiar el inodoro de manera eficaz. Una es usando un producto comercial. Para ello debes ponerte unos guantes y echar el limpiador, preferiblemente que contenga lejía, por todo el inodoro. Después limpia con un cepillo de baño la taza para que llegue a todos los rincones y deja que repose durante media hora. Transcurrido este tiempo dale otra pasada al inodoro, sobre todo a las zonas más difíciles y tira de la cadena.

La otra opción que dan los fontaneros en Fuenlabrada Loranca es usar un producto natural preparado con vinagre y bicarbonato de sodio. Este último producto es una agente natural excelente para eliminar todas las manchas y mezclado con el vinagre, es un producto fabuloso para eliminar cualquier tipo de mancha.

En la taza del inodoro echa un vaso de vinagre y extiende bien la mezcla con la ayuda de un cepillo. Deja reposar un minuto y añade el vaso de bicarbonato y después otra taza de vinagre. Esta solución tiene que hacer efervescencia. Deja que repose durante cinco minutos y después frota bien. Tira de la cadena.

Cómo limpiar el tubo sifónico de tu fregadero

El tubo sifónico tiende a atascarse y a ensuciarse muy fácilmente por eso el fontanero economico Fuenlabrada quiere enseñarte a limpiarlo y desatascarlo tú mismo, ya que haciéndolo de una manera periódica, podremos eliminar los atascos y los malos olores en el desagüe. Si el problema se encuentra en la cañería, habrá que desmontar el tubo sifónico para solucionarlo y hoy vamos a ver como realizarlo.

Materiales que vas a necesitar para limpiar un tubo sifónico

Serán necesarios un barreño, unos trapos viejos, unos guantes, un desatascador de muelle y un limpiador desengrasante. Antes de comenzar a limpiar retira todos los productos que haya debajo del sifón y observa cómo está hecha la instalación. Puedes hacer una foto para que recuerdes la posición de todas las piezas exactamente.

Pasos para limpiar un tubo sifónico

Coloca el barreño bajo el tubo para que caiga en él toda la suciedad y el agua que pueda caerse. A continuación desmonta el tapón del codo si es que lo lleva para vaciar y evacuar el desagüe. Si el tubo tiene forma de bote y su tapón es más ancho o si es un codo sin tapón inferior, tendrás que desenroscar la toma del desagüe. Si el circuito del mismo tiene alguna toma de electrodomésticos como la lavadora por ejemplo, tendrás que desenroscarla también.

Separa todas las piezas y sumérgelas en agua caliente con un poco de limpiador desengrasante. Déjalas en remojo un rato hasta que se ablande toda la suciedad y después frota con un estropajo. Si el atasco estaba en el tubo sifónico y no es necesario actuar en la cañería, puedes volver a montar todas la piezas una vez aclaradas y secas. Pero si al desmontarlo no hay ningún atasco, el problema se va a encontrar en alguna zona de la cañería, por lo que habrá que usar un desatascador que se introducirá por la misma. A la hora de utilizarlo no debe forzarse ya que la tubería podría dañarse, por lo que hay que ir introduciéndolo poco a poco. Para sacarlo hay que girarlo muchas veces y muy despacio para que enganche toda la suciedad. Una vez extraída, solo hay que volver a montar el sifón y sus conexiones.

Para mantener el tubo sifónico limpio, usa un desatascador de manera periódica, y para limpiar las cañerías de los sanitarios, usa un producto desatascador y déjalo actuar durante el tiempo indicado por el fabricante. Aunque estos productos no provocan ningún daño en el PVC, se aconseja usarlos con guantes. También puedes echar agua caliente de manera periódica para que arrastre la suciedad.

Jamás tires por el desagüe aceite, ya que la pasta que se genera en la sartén cuando se enfría, también se forma dentro del cilindro, lo que dificulta mucho su limpieza. Usa una rejilla en los tragaderos para que no se vaya por el desagüe nada de basura que pueda provocar un atasco.

Aprende a reparar una bañera desconchada

Aunque esta tarea pueda parecer algo complicado, lo cierto es que no lo es si se cuenta con los materiales necesarios. Hoy el fontanero Fuenlabra va a enseñar como se puede reparar una bañera que se ha desconchado usando un reparador de cerámica que se puede comprar en cualquier ferretería.

Materiales a utilizar

Se necesitará una lija gruesa y otra fina, endurecedor, masilla reparadora, una espátula y pintura.

Procedimiento

Lo primero que hay que hacer es limpiar toda la zona a conciencia y para ello comenzaremos eliminando el óxido, para lo que se usará la lija gruesa. Después se elimina cualquier resto de suciedad y dejamos secar hasta que no haya restos de humedades.

Lo siguiente que hay que hacer es preparar la masilla y para ello hay que incorporarla un poco de endurecedor, según lo aconsejado por el fabricante. Cuando esté bien mezclado hay que rellenar los huecos que faltan en la bañera con la ayuda de una espátula. Se deja secar la zona durante treinta o cuarenta y cinco minutos y cuando la masilla esté endurecida y seca se suprime el exceso de la misma, con una lija fina.

Cuando tengas realizados todos los pasos anteriores, ya estará la superficie lista para ser pintada. Si utilizas pintura en aerosol te resultará mucho más sencilla la aplicación. En este caso solo tendrás que agitar muy bien el bote antes de pulverizar sobre la zona, algo que tienes que hacer aproximadamente a quince centímetros de distancia. Después de unos diez minutos de espera, se vuelve a repetir el proceso.