Las fugas de agua y el seguro de tu hogar

Nuestro hogar es el espacio donde podemos estar cómodos y refugiarnos del estrés y los problemas externos, laborales y económicos, por lo que resulta necesario tener la garantía de que la confortabilidad de nuestra vivienda no pueda ser alterada de forma abrupta y prolongada por un imprevisto.

Dichas garantías nos la otorgan un seguro de vivienda, el cual tiene el objetivo de respaldarnos logística y económicamente ante cualquier tipo de problema que afecte la integridad de nuestra vivienda para que el mismo sea solucionado de manera oportuna, rápida y certera. Ahora bien, dependiendo de las especificaciones de la póliza el seguro nos protegerá ante ciertos tipos accidentes o problemas, mientras que otras averías no serán responsabilidad del seguro, por lo que conviene indagar si nuestro seguro cubre algunos tipos de problemas comunes y de gran relevancia como lo son las fugas de agua.

Seguros y las fugas de agua

A diferencia de lo que muchas personas piensan, una fuga de agua no es un problema inocuo e inofensivo que puede ser obviado sin ningún tipo de problema, ya que la realidad indica que frecuentemente a pesar de que las fugas o goteras se inicien con una magnitud muy reducida, estas pueden evolucionar a problemas más complejos y difíciles como inundaciones de gran extensión que comprometerán la infraestructura del lugar donde se presenten.

La mayoría de los seguros de hogar cubren las reparaciones de humedades, inundaciones, goteras o fugas, sin embargo, resulta esencial confirmar este dato en la póliza de tu seguro ya que de no estar contempladas este tipo de averías resultara necesario llamar al servicio de atención al cliente de la compañía aseguradora para que se replantee la póliza de forma que nos proteja ante la aparición de fugas de agua.

Debemos tener en cuenta que la gran mayoría de las pólizas de seguros cuentan con un respaldo exclusivo para el continente de la vivienda, es decir solo la infraestructura del recinto, lo cual significa que, si la inundación provocada por las fugas de agua de tu hogar se extiende mucho más allá de los límites de tu vivienda y afecta la residencia de uno de tus vecinos, el seguro no se responsabilizar por dichos daños colaterales los cuales deberás indemnizar por tu propia cuenta.

Otro de los determinantes que tenemos que tener en cuenta son las condiciones que establece el seguro para la reparación de una fuga de agua, ya que algunas compañías cuentan con su propio equipo de fontaneros el cual se dirigirá a la vivienda del cliente para realizar los procedimientos necesarios que permitan eliminar este problema, aunque por ejemplo, otras pólizas de seguro conciben la posibilidad de que el usuario del seguro contrate de forma autónoma una empresa de fontanería y que posteriormente dirija la factura pagada a las oficinas del seguro para su posterior reembolso.

Exclusiones por averías del agua

El precio de las pólizas de seguro varía ampliamente dependiendo del grado de peligro que posea la vivienda, es decir, aquellos hogares más propensos a presentar inconvenientes y problemáticas tendrán una póliza mucho más cara en comparación con una vivienda moderna que cuente con instalaciones seguras y de primera calidad.

Aunque los daños provocados por el agua suelen estar concebidos en muchas pólizas de seguros, estas han realizado una serie de estudios para discriminar aquellos problemas que su fuente de origen no se suscite dentro de la vivienda del cliente, por lo que algunas situaciones como las siguientes que mencionares son excluidas de la cobertura de la póliza:

  • Que el problema con el agua se deba a una avería focalizada a nivel de las canalizaciones o tuberías públicas.
  • Cuando exista una fuga de agua en la vivienda, pero la misma se encuentre habitada por un tercero que se encuentra en estado de inquilino no habiendo notificado a la compañía aseguradora que el hogar se destinaria al alquiler comercial del mismo.
  • Cuando la tubería afectada no se encuentre empotrada, sino que este expuesta a la vista y a injurias y golpes.
  • Si el problema has sido ocasionado por evidente irresponsabilidad de los propietarios de la vivienda como el dejar un grifo abierto durante un prolongado lapso de tiempo.
  • Daños en el hogar producidos por averías externas y ajenas a la infraestructura, como inundaciones provenientes de otra vivienda cercana.
  • Los seguros no cubren aquellos problemas que se deriven de la irresponsabilidad de los usuarios, por ejemplo, cuando no se han practicado las medidas preventivas necesarias para evitar ciertos inconvenientes o cuando no se ha realizado el mantenimiento que necesitan estas instalaciones.

Como descubrir una fuga de agua

Para el seguro, y para el cliente, siempre resultara más favorable solucionar el problema de fugas o goteras de la vivienda cuando las mismas se encuentran en una fase inicial y leve que cuando evolucionan a un problema mayor como la rotura de un importante segmento de la tubería por lo que conviene conocer las formas de detectar aquellos indicios que reflejan la presencia de un escape o fuga de agua dependiendo de la localización del problema.

  • Fugas de agua en el cuarto baño: las paredes del baño pueden empañarse con una característica humedad que refleja la existencia de una fuga en este cuarto. También conviene evaluar la posibilidad de que existan micro-goteras de los grifos colocando un trozo de toalla o gasa seca en el grifo y vigilando si la misma se humedece sin abrir el grifo.
  • Fugas en la cocina: Es habitual que en las paredes de la cocina se encuentren empotrados segmentos de tubería, por lo que podemos escuchar y evaluar dichas paredes para detectar la presencia de un flujo anómalo de agua.
  • Fugas en cualquier otro lugar de la vivienda: En cualquier otro lugar donde existan tuberías en la vivienda debemos estar pendientes de la presencia de zonas de humedad extrañas e imprevistas.

Qué hacer si se presenta una inundación

Cuando tu hogar sea afectado por el gran y problemático inconveniente que representa una inundación, lo primero que debemos realizar es proteger aquellos electrodomésticos y aparatos que puedan ser gravemente afectados por el agua, posteriormente tendremos que abrir puertas y ventanas para evitar que se acumule la humedad en el interior del hogar y finalmente lo más recomendable es llamar urgentemente a las oficinas de la empresa aseguradora para que nos asesoren sobre qué medidas y pasos debemos realizar para solventar esta problemática.