Cambiar la bañera por una columna de hidromasaje

La tecnología avanza y lo hace en favor de nuestra calidad de vida. En ese sentido, podríamos decir que el futuro ya está aquí y las columnas de hidromasaje son fieles testimonios de ello. Si estás pensando en modernizar tu casa, añadiendo elementos que te brinden más comodidad y confort, no cabe duda que necesitas una columna de hidromasaje en tu vida, en sustitución de tu bañera convencional. No obstante, existen muchas otras razones por las cuales te convendría instalar una columna de hidromasaje en tu casa y dejar atrás tu antigua bañera convencional.

Sin embargo, cabe admitir que no siempre una columna de hidromasaje te brindará muchos más beneficios que una bañera convencional, pues todo depende de las necesidades de cada persona, así como los usos que le vaya a dar a la misma. En este post, por tanto, te explicaremos las diferencias existentes entre las bañeras y las columnas de hidromasaje, así como las ventajas y desventajas que cada uno presenta. Sin más que agrega, entremos en materia.

Diferencias entre bañera y columna de hidromasaje

Precio

En el precio en sí de cada uno de los productos no podemos encontrar diferencias tan amplias, aunque, entre la instalación de uno u otro, sí (dependiendo del contexto). Por ejemplo, si en tu casa tienes una bañera y quieres instalar una columna de hidromasaje, el precio de la instalación será bastante alto y puede que te asustes. Sin embargo, si lo que quieres es cambiar tu ducha convencional por una columna de hidromasaje, la instalación será mucho más sencilla y su coste mucho más bajo. En cambio, las bañeras vienen ya instaladas en la mayoría de hogares y su precio de instalación casi nunca se considera. Si se hace la excepción de que en una casa no se tiene ni bañera, ni ducha, ni nada, entonces el coste de la instalación de una bañera y una columna de hidromasaje será prácticamente el mismo.

Tamaño

Si tienes un cuarto de baño pequeño, entonces lo que sería más conveniente y favorable para ti es instalar una columna de hidromasaje, pues las bañeras suelen ocupar mucho espacio y ser bastante grandes. En cambio, si tu cuarto de baño es espacioso, la decisión queda de tu parte: puedes escoger entre una bañera o una columna de hidromasaje, dejando de lado el factor de tamaño y considerando otras variables. Eso sí, si para ti es importante el espacio donde te aseas (mientras más grande mejor), entonces lo que te brindará más comodidad será una bañera, sin lugar a dudas.

Prestaciones

En el ámbito de las características que ofrece una bañera y una columna de hidromasaje, es más que evidente que las columnas de hidromasajes son superiores, ya que te ofrecen no solo poder ducharte adecuadamente, sino también relajarte y descansar mientras un sistema automatizado masajea tu cuerpo agua y lo deja revitalizado y como nuevo. Esto también se puede conseguir parcialmente con una bañera, aunque si tu bañera no es espaciosa o grande, es imposible que puedas acostarte en ella y relajarte con un buen baño de espumas. Otra gran ventaja de las columnas de hidromasaje sobre las bañeras, es su tamaño que les permite ser instaladas en cualquier parte de la casa sin problema alguno. Son versátiles y fáciles de instalar, a diferencia de las bañeras que son pesadas, muy grandes y poco práctica.

Mantenimiento

Al momento de invertir nuestro dinero en algún bien, lo primero que deseamos es que dure por muchos años para que la inversión valga la pena. Lo mismo sucede al tomar la decisión de comprar una columna de hidromasaje o una bañera; por ende, es importante saber cuál se daña con menos frecuencia, cuál requiere de la visita constante de un fontanero para repararla y cuál es la que puede durar por muchos años en perfecto estado y funcionando correctamente.

En tal sentido, pocos podrán no estar de acuerdo con nosotros cuando decimos que las columnas de hidromasaje son las que menos necesitan mantenimiento y, por ende, pueden durar muchos años en perfecto funcionamiento óptimo. Esto en contraste con las habituales bañeras que se pueden dañar de un momento a otro y su reparación cuesta mucho dinero. En cambio, cuando se daña, por ejemplo, el jet de una columna de hidromasaje, solo hace falta cambiar esa pieza por una nueva y listo… No se necesita nada más y por poco dinero, sin la ayuda de un fontanero, podrás reparar fácilmente tu cabina de hidromasaje.

Cabe admitir que las bañeras no suelen averiarse con demasiada frecuencia debido a los resistentes materiales con que están hechas. Sin embargo, cuando se llegan a dañar, los materiales a sustituir y las obras a realizar, son muy costosas y hacen que la reparación sea muy difícil de pagar. Muchas veces, cuando solo se daña una pieza de la bañera, no puedes solucionar el inconveniente sin tener que cambiar todas las otras partes de la misma, con todo el gasto económico que ello implica. Algo que no sucede con las columnas de hidromasaje.

Conclusiones finales

En resumen, aunque en un principio las columnas de hidromasaje parecen superiores por su versatilidad, fácil instalación y mantenimiento sencillo, lo cierto es que todo depende de las necesidades del cliente. A muchas personas les fascina tumbarse en una bañera y relajarse con un baño de espumas, lo cual no podemos criticar ya que hay que admitir que una columna de hidromasaje no alcanza ese nivel de placer. Sin embargo, si tienes un cuarto de baño de espacio reducido, es evidente que terminarás eligiendo una cabina de hidromasaje por el poco espacio que usa. Pero, por otro lado, si ya tienes una bañera en tu casa que está dañada y quieres cambiarla, es mejor que compres otra para ahorrarte el coste de la instalación y mantener tu hábito de relajarte tumbado mientras te bañas. Nuestra recomendación final es que evalúes el espacio de tu cuarto de baño, tu presupuesto y tus exigencias para que finalmente tomes la decisión más adecuada.