Trucos de fontanería caseros

En esta ocasión vamos a ver algunos trucos caseros de fontanería que pueden ayudarte a la hora de solucionar algunas averías de fontanería frecuentes en la mayor parte de los hogares.

Ruidos en las tuberías

Hay veces que se oyen ruidos en las tuberías, especialmente en las segundas viviendas que suelen estar cerradas durante una gran parte del tiempo y en las que se ha cortado el agua. El problema es que las tuberías se llenan de aire y se forman en ellas burbujas. Para eliminarlas lo primero que hay que hacer es abrir los grifos y dejar correr el agua durante un par de minutos.

Purgar los radiadores

De igual manera que sucede con las tuberías, un radiador acumula también aire a lo largo de los meses en los que no se utilizan, provocando que no se calienten en la parte superior sobre todo y que desprendan ruidos extraños. Por ello hay que purgarlos y se debe de hacer con la caldera encendida y abriendo, con la ayuda de un destornillador, el tornillo de evacuación para que salga todo el aire hasta que comience a salir agua. A la hora de abrir, hay que tener cuidado ya que si se hace muy rápido, puede llegar a salir mucho agua provocando una alteración en la presión de tu caldera, por lo que habría que rellenarla con agua.

Desatranco de tuberías

Los atascos es uno de los inconvenientes más habituales que se pueden encontrar en una vivienda, pero por suerte, hay pequeños trucos para solucionarlos. Uno de ellos es echar desatascador líquido en el desagüe, seguido de un buen chorro de vinagre. A continuación se tapa durante unos minutos y se finaliza echando agua hirviendo para que se lleve toda la suciedad.

Olores desagradables en las tuberías

En este caso se debe mezclar agua caliente con un chorro de vinagre y cien gramos de bicarbonato. Esta mezcla se echa por el desagüe del que provenga el mal olor y se deja actuar durante media hora. Para terminar se echar agua hirviendo para que la cañería quede bien limpia.

Eliminar la cal

Cuando el agua es muy dura y tiene mucha cal, es muy habitual que ésta se incruste tanto en la ducha como en la lavadora principalmente. En el primer caso se puede limpiar la alcachofa con agua muy caliente y vinagre a partes iguales. Para eliminar la incrustada en una lavadora, se debe poner un programa largo a máxima temperatura con ella vacía y en lugar de usar detergente se echará vinagre. Dependiendo de la dureza del agua se debe repetir este proceso más o menos veces cada año.