Trucos para quitar el mal olor a tuberías

De vez en cuando, sobre todo si hace tiempo que no realizas tareas de mantenimiento en tu vivienda, es posible que sientas algún olor desagradable que te llame la atención, y que a fin de cuentas, no es más que la consecuencia de un problema anterior.

Lo cierto es que las tuberías tienden a acumular residuos, y si no las revisamos a tiempo, es posible que nos encontremos con que se producen atascos. Estos atascos no tardarán demasiado en comenzar a generar olores sin dudas desagradables en tu vivienda, normalmente en las inmediaciones del baño o la cocina que es donde suelen producirse los atrancos.

Si lamentablemente ya estás viviendo esta problemática, queremos enseñarte a continuación cómo eliminar el mal olor de las tuberías, con una serie de consejos que estamos seguros de que te serán de enorme ayuda en este tipo de situaciones particulares.

La primera recomendación es que retires el tapón del sifón y lo desinfectes a fondo al menos una vez al mes, ya que eso contribuirá sin dudas a eliminar buena parte de los olores desagradables. Al mismo tiempo te recomendamos que si el olor persiste, llames a un profesional para que pueda brindarte una mano con la solución del problema.

Si de todos modos, y bajo tu responsabilidad, quieres probar suerte, tienes que intentarlo vertiendo un poco de levadura disuelta en agua en las tuberías, preferentemente por la noche, dejando que repose hasta la mañana siguiente cuando abras los grifos. Al mismo tiempo, la sosa mezclada con agua y demás productos químicos podrían serte de utilidad.

Igualmente, siempre la solución definitiva tiene que ver con realizar revisiones lo más periódicas posibles de este tipo de problemas, en todas las instalaciones de tu vivienda. Se trata de un gasto que en poco tiempo puede transformarse en una inversión.

Luego, sabemos que ante la aparición de malos olores la mayoría de los usuarios consideran que el problema se encuentra directamente relacionado con el retrete, pero a veces es en realidad el fregadero el que ha acumulado comida u otros residuos que provocan las mismas molestias. Sobre todo si sabes que has lanzado restos de alimentos a través de estas tuberías, es posible que un atasco de ellos sea el causante de esos malos olores.

Nuestra recopmendación es que, por ejemplo cuando vas a lavar los platos, los limpies por completo, arrojando todos los residuos de tipo orgánicos a bolsas de basura, para de esta forma no mezclarlos con el agua que se va por las tuberías. Puede resultar algo molesto al comienzo, pero verás que en poco tiempo te acostumbras, y eso te permitirá evitarte problemas mucho más graves como el tener que llamar a un profesional fontanero de urgencia.