Cómo limpiar el tubo sifónico de tu fregadero

El tubo sifónico tiende a atascarse y a ensuciarse muy fácilmente por eso el fontanero economico Fuenlabrada quiere enseñarte a limpiarlo y desatascarlo tú mismo, ya que haciéndolo de una manera periódica, podremos eliminar los atascos y los malos olores en el desagüe. Si el problema se encuentra en la cañería, habrá que desmontar el tubo sifónico para solucionarlo y hoy vamos a ver como realizarlo.

Materiales que vas a necesitar para limpiar un tubo sifónico

Serán necesarios un barreño, unos trapos viejos, unos guantes, un desatascador de muelle y un limpiador desengrasante. Antes de comenzar a limpiar retira todos los productos que haya debajo del sifón y observa cómo está hecha la instalación. Puedes hacer una foto para que recuerdes la posición de todas las piezas exactamente.

Pasos para limpiar un tubo sifónico

Coloca el barreño bajo el tubo para que caiga en él toda la suciedad y el agua que pueda caerse. A continuación desmonta el tapón del codo si es que lo lleva para vaciar y evacuar el desagüe. Si el tubo tiene forma de bote y su tapón es más ancho o si es un codo sin tapón inferior, tendrás que desenroscar la toma del desagüe. Si el circuito del mismo tiene alguna toma de electrodomésticos como la lavadora por ejemplo, tendrás que desenroscarla también.

Separa todas las piezas y sumérgelas en agua caliente con un poco de limpiador desengrasante. Déjalas en remojo un rato hasta que se ablande toda la suciedad y después frota con un estropajo. Si el atasco estaba en el tubo sifónico y no es necesario actuar en la cañería, puedes volver a montar todas la piezas una vez aclaradas y secas. Pero si al desmontarlo no hay ningún atasco, el problema se va a encontrar en alguna zona de la cañería, por lo que habrá que usar un desatascador que se introducirá por la misma. A la hora de utilizarlo no debe forzarse ya que la tubería podría dañarse, por lo que hay que ir introduciéndolo poco a poco. Para sacarlo hay que girarlo muchas veces y muy despacio para que enganche toda la suciedad. Una vez extraída, solo hay que volver a montar el sifón y sus conexiones.

Para mantener el tubo sifónico limpio, usa un desatascador de manera periódica, y para limpiar las cañerías de los sanitarios, usa un producto desatascador y déjalo actuar durante el tiempo indicado por el fabricante. Aunque estos productos no provocan ningún daño en el PVC, se aconseja usarlos con guantes. También puedes echar agua caliente de manera periódica para que arrastre la suciedad.

Jamás tires por el desagüe aceite, ya que la pasta que se genera en la sartén cuando se enfría, también se forma dentro del cilindro, lo que dificulta mucho su limpieza. Usa una rejilla en los tragaderos para que no se vaya por el desagüe nada de basura que pueda provocar un atasco.